Valores Internos

1.    HONESTIDAD: Congruencia con la verdad, no mentir. No hacer uso indebido de los recursos propios y administrados por la FCB.
2.    RESPETO: Hacia la dignidad de las personas, a los valores, ala diversidad. A la misión de la FCB.
3.    TRABAJO EN EQUIPO: Conocer bien la institución y ser solidario con sus compañeros. Subsidiario en las responsabilidades.
4.    PERSEVERANCIA: Constancia en la obtención de resultados librando los obstáculos y buscando contínuamente soluciones.
5.    LEALTAD: Actuar congruentemente con los intereses y objetivos de la Fundación y de nuestros beneficiarios.
6.    COMPROMISO: Capacidad de entrega a la misión de la FCB con pasión, esfuerzo y cariño.

Valores Externos

1.    SOLIDARIDAD: Capacidad de identificar necesidades y encontrar soluciones juntos.
2.    SERVICIO: Disponibilidad para trabajar con vocación para y con los demás. Promover un voluntariado comprometido.
3.    JUSTICIA/EQUIDAD: Capacidad de discernir lo que corresponde a cada quién. Combatir todo tipo de discriminación.
4.    PARTICIPACIÓN: Difundir las acciones de la FCB para involucrar a los integrantes de la sociedad en los diversos proyectos y generar una cultura de participación.
5.    TRANSPARENCIA: Abrir la información de la FCB a la ciudadanía.

 

Historia

La Fundación Comunitaria del Bajío (el Bajío es una región en el centro de México que abarca Guanajuato, Querétaro y una parte de Jalisco y Michoacán) fue fundada el 7 de Octubre de 1997, en la ciudad de Irapuato, Guanajuato, México.

Es una Asociación no lucrativa que trabaja para propiciar el desarrollo local en comunidades que presentan serios problemas de acceso a servicios básicos, infraestructura y en general carecen de oportunidades de desarrollo económico.

La migración es un fenómeno complejo que afecta la vida de las familias y amenaza su integridad. Muchos de los hombres y mujeres de estas comunidades que se arriesgan a salir del país, en la mayoría de las ocasiones lo hacen como indocumentados, buscando un mejor nivel de vida para ellos y sus seres queridos. Como resultado, niños, mujeres y ancianos que permanecen en la comunidad quedan atrapados en el círculo de la migración ya que dependen de los envíos de remesas que vienen de Estados Unidos, lo que suprime o disminuye la búsqueda o creación de oportunidades económicas alternativas a la migración.

Nuestra meta es ayudar a las personas migrantes y sus familias que residen en México a romper este círculo mediante diversos programas que impulsen la creación de empleos, el mejoramiento en sus viviendas y servicios básicos, fortaleciendo la educación formal a través de alternativas que mejoren su crecimiento personal, buscando así el bienestar comunitario. Esto procuramos conseguirlo con la metodología de trabajo que desarrollamos en alianzas, vinculaciones y redes sectoriales, coordinando el trabajo con Universidades, organizaciones del la sociedad civil, empresas, instancias de gobierno y donadores privados, así como de ciudadanos mexicanos y extranjeros comprometidos con el desarrollo de México.